Unidad de Oftalmología Pediátrica

Especialidades > Unidad de Oftalmología Pediátrica

Unidad de Oftalmología Pediátrica

La Unidad de Oftalmología Pediátrica de Innova Ocular Oculsur se ocupa del diagnóstico y tratamientos oftalmológicos infantiles.

El sistema visual de las personas se desarrolla desde el nacimiento hasta cumplir los 8 años de edad, aproximadamente. Durante ese periodo resulta primordial detectar aquellas anomalías o alteraciones que impidan su normal desarrollo dado que, en caso contrario, pueden generarse secuelas irreversibles. Lo cierto es que durante este periodo los problemas son detectados por padres o pediatras. Así, Innova Ocular Oculsur recomienda una visita a la clínica antes de los 3 años si se detectan anomalías como pupila blanca, ojos rojos, desviación del ojo o lagrimeo frecuente, entre otras. A los 4 años se plantea ya la primera revisión rutinaria, sobre todo si los progenitores usan gafas, dado que a esa edad el niño ya puede colaborar en algunas de las pruebas que se realizan y es la edad en la que se puede corregir la miopía u ojo vago. A partir de ahí, es conveniente asistir al oftalmólogo cada uno o dos años si existieran defectos refractivos.

En los niños se dan problemas de visión como defectos refractivos, desviaciones oculares -horizontales y verticales-, tortícolis de origen ocular y nistagmus. También se dan parálisis de la musculatura ocular, congénita o adquirida, y visión binocular.

Las enfermedades más frecuentes en los menores son estas:

  • Defectos refractivos.
  • Ambliopía-ojo vago.
  • Obstrucciones congénitas de la vía lagrimal.
  • Conjuntivitis alérgicas.
  • Estrabismos convergentes o endotropía.
  • Estrabismos divergentes o exotropía.
  • Estrabismos verticales, normalmente asociados a un estrabismo horizontal, que originan tortícolis como consecuencia de una posición anómala de la cabeza al fijar la vista por una alteración de la posición de los ojos. Este tortícolis desaparece tras la cirugía del estrabismo vertical.
  • Forias, desviaciones convergentes o divergentes latentes, compensadas total o parcialmente por los mecanismos oculares de fusión. Cuando se desequilibran, originan cansancio ocular, cefaleas o visión borrosa, precisando el paciente tratamiento óptico, rehabilitador o quirúrgico.

Tratamientos

En el caso del ojo vago, un problema de visión que también se da en la infancia, el tratamiento consiste en obligar al cerebro a aprender a utilizar ese ojo vago. Suele conseguirse mediante parches oculares sobre el ojo normal, gafas, filtros o colirios midriáticos. Es recomendable rehabilitar el ojo vago antes de planificar el tratamiento de estrabismo cuando ambas dolencias aparecen juntas.

Respecto al estrabismo, en la mayoría de los casos la pronta prescripción de gafas puede controlar el problema. En otras ocasiones las gafas mejoran el estrabismo pero no lo eliminan. En estas circunstancias puede resultar necesario realizar una intervención quirúrgica para eliminar el estrabismo que se manifiesta con el uso de gafas. En ningún caso debe operarse a niños que tienen estrabismo solo cuando están sin gafas porque, normalmente, mejorará a medida que el pequeño vaya creciendo. En otros estrabismos divergentes, cuando no están muy avanzados, pueden responder a fisioterapia con ejercicios de ortóptica.

No hay un momento exacto para una intervención de estrabismo. Como reglas generales, hay que esperar a que esté solucionado el ojo vago, si existiera; que tengamos la seguridad de que la graduación de gafas es la correcta y el niño está perfectamente adaptado a ella; y, por último, que lleve al menos un año de estabilidad en la desviación. Teniendo en cuenta estos condicionantes, lo recomendable es intervenir lo antes posible, porque cuanto antes se consiga reestablecer el paralelismo de los ojos mayores son las posibilidades de que los niños desarrollen cierta capacidad de colaboración o fusión de las imágenes de ambos ojos en el cerebro, lo que representa la curación completa de la enfermedad.

A veces es necesario, por razones médicas, poner lentillas en los primeros años de vida. En miopes normales solemos recomendar que el paciente tenga la suficiente madurez para asumir esa responsabilidad con su vista, pues un mal uso o un deficiente mantenimiento pueden conllevar graves riesgos para el ojo. Cuanto más joven se es, más riesgo de intolerancia, por lo que aconsejamos no tomar una decisión apresurada. Como norma general, los profesionales médicos de Innova Ocular Oculsur no las suelen recomendar en pacientes menores de 14 años, salvo causa justificada.

¿Necesitas información?

Campos obligatorios PIDA INFORMACIÓN Enviar
¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

Contacto Innova Ocular Oculsur Cádiz: 956 28 81 64

Innova Ocular Oculsur Jerez: 956 31 76 60

DIRECCIÓN:

C/ José León de Carranza, esquina C/ Banalup, Cádiz

Avda. José Cádiz Salvatierra s/n, Jerez de la Frontera

Contacto
Campos obligatorios Enviado OK Enviar
pida información

Contacto Innova Ocular Oculsur Cádiz: 956 28 81 64

Innova Ocular Oculsur Jerez: 956 31 76 60

DIRECCIÓN:

C/ José León de Carranza, esquina C/ Banalup, Cádiz

Avda. José Cádiz Salvatierra s/n, Jerez de la Frontera


Recibido correctamente

Nos pondremos en contacto lo antes posible